Raiz de Loto

La raíz de loto, favorece el fortalecimiento del organismo frente a diversas enfermedades. 

El valor medicinal del loto es ampliamente conocido desde la antigüedad, fortalece la función cardiaca, regula la presión arterial, previene las hemorragias, mejora la digestión… pero es especialmente útil para suavizar la tos y ayudar a eliminar las flemas.

 En el asma funciona mejor que muchos broncodilatadores y no tiene efectos adversos.

Antiguamente se relacionaban la forma de las plantas, de los alimentos… con sus aplicaciones nutricionales o medicinales.

La forma y las propiedades del loto:

Se considera que las nueces son excelentes para el buen funcionamiento cerebral, etc.

El loto tiene una raíz alveolada y a pesar de crecer en el agua, los alveolos están secos. Es muy sencillo ver la correspondencia con los alveolos pulmonares y entender que para respirar correctamente no deben estar resecos i congestionados (primera etapa) y tampoco llenos de moco acumulado (humedad de la segunda etapa). 

Al ser una verdura de raíz tiene un suave efecto contractivo por lo que contrarresta las inflamaciones de las vías respiratorias en las que domina la energía expansiva.

Indicaciones:

Tos terca, enfriamientos, catarros ardorosos, crisis asmaticas, congestión nasal (tapado), infecciones respiratorias y todos los problemas pulmonares, bronquitis.

En los catarros de los lactantes de menos de seis meses, debe ser la madre la que tome el remedio para que actúe a través de la leche materna.

Té de Loto:

Poner a hervir una cucharita de polvo de raíz de lotocon una taza de agua durante cinco minutos. Si queremos potenciar el efecto, podemos añadir una cucharita de tamari. Tanto en rodajas como en polvo, podemos tomar 2 o 3 tazas de té al día.